Benardino Perdíz

    Valora este artículo
    (0 votos)

    En el discurrir del tiempo hay personas que trascienden por sus acciones positivas y otros que como el caso de Bernardino Perdiz, salen a las páginas de la historia por su proceder delincuencial, por hacer de su vida un cúmulo de acciones reñidas con la moral y contraviniendo las leyes. Perdiz fue un cauchero español, que se aventuró a ingresar por el Manu.

    Los recuerdos de su paso por estas tierras no son nada gratas, al contrario en ocasiones están marcadas por el horror y muerte.

    Se le vinculó con las «Correrías», caracterizándose por el salvajismo, en donde los nativos eran cruelmente maltratados o vendidos.

    El 2 de Enero de 1911, se emitió una ley que prohibía el enganche de peones para el trabajo en las haciendas, dedicadas a la explotación del caucho en el extranjero; establecía el enjuiciamiento de quienes infringían la norma, el internamiento de las embarcaciones y el pago de una fianza de veinte libras de oro por cada enganchado.

    A pesar de la referida disposición, Bernardino Perdiz  utilizaba mil artimañas para sortear la ley, sin embargo fue acusado de contrabandista y de favorecer la emigración de comuneros indígenas en calidad de enganchados.

    En 1917, Perdiz dejo el Manu y acompañado de sesenta hombres enrumbó a Bolivia.

    Pero el personaje que nos referimos, obraba siempre mal, ese fue el caso esta vez, cuando que a pesar  recibir las facilidades por parte del Prefecto Arce Folch, encerró a los peones en la Zona de Ferrer, puesto en total abandono, iniciando su travesía a las dos de la madrugada, exigiéndoles que pasaran  por el Puerto sin remar y en total silencio.

    Tres afligidos padres de familia escaparon y dieron cuenta a la Prefectura que actuó de inmediato. Advertida la Capitanía de Puerto redobló la vigilancia en el río Madre de Dios, a fin de evitar el paso de los 200 hombres que Perdiz tenía vendidos en Bolivia, según el propio testimonio de sus propios empleados.

    Su cinismo y actitud abusiva llegaba a considerar que no les correspondía en varias ocasiones ningún pago a sus trabajadores, porque aducía que sus padres o abuelos lo adeudaban.

    Recibió una multa por pretender sobornar al Prefecto, que no pudo hacerse efectiva porque no tenia bienes ni garantía y se encontraba en Bolivia, además que tenia cuentas pendientes con Alejandro Arredondo, Rubén Collantes, Manuel Usseglio, Vicenta Del Mar, entre otras y letras protestadas con la firma Lambarry del Cusco.

    Mencionaremos algunas de las personas que fueron llevadas a trabajar a Bolivia:

    Carlos Bardales, Pedro Mendoza, Ezequiel Salas, Cirilo López, Silvestre Campos, Mariano Villafuerte, Miguel Macahuachi, Manuel Chávez, Cristóbal y Pablo Amasifuen, Marcial Maynas, Agustín Pinedo, Federico Torres, Pascual Moncada, José Yumbato, Tomas Majipo, Manuel Sangama, Pablo Vela, José Fuentes, N. Palza, Manuel Pinedo, Mariano Francisco Parada, José Reaño, Agustín y Lorenzo Pérez, Pedro A. Panduro, Fortunata Bisrrol, Soledad Reategui, Beatriz Tananta, Eladio Panduro, Aurelio Cachique, Leovida Chapiama.

    Un hecho que pinta de cuerpo entero la crueldad de Bernardino Perdiz, y que causó espanto en la Región, fue la escalofriante contratación de sicarios que asesinaban a sus propios trabajadores para robarles su dinero, que momentos antes  recibían por sus trabajos.

     

    Visto 330 veces

    Deja un comentario

    Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

    Madre de Dios es denominada como la "Capital de la Biodiveridad del Perú" y "Patrimonio Natural de la Humanidad"

    • Jr. Arequipa 655 Int. "C", Puerto Maldonado, Tambopata, Madre de Dios, Perú, América del Sur
    • ( +51 ) 082 352377 - ( +51 ) 982 709640

    Please publish modules in offcanvas position.