esbecazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakoltmkmtfaplptrorusrskslthtrukvi
Valora este artículo
(7 votos)
Calixto, era un joven que residía en la zona rural, muy distante del pueblo.Todos los fines de semana iba a vender sus productos agrícolas y se hospedaba donde su tío. El lunes muy temprano retornaba por un angosto camino que le conducía hasta su casa, atravesando un amplio monte lleno de animales peligrosos. No tenía miedo, era valiente, un fin de semana se adelantó en volver, era "domingo siete".  -Calixto, quédate, es un día malo... -dijo su tío.El joven hizo caso omiso a la petición de su tío. Arribó al atardecer a su casa y escuchó silbar a las perdices…
Valora este artículo
(2 votos)
Antes que la sierra peruana fuera habitada, el territorio de MADRE DE DIOS estaba ya poblado de un numeroso y noble ejército de SILFOS, dedicados exclusivamente a cuidar y mejorar la naturaleza. Cuentan los abuelitos huarayos que estos seres tenían como única alimentación el rocío que quedaba convertido en gotitas en las hojas y en las flores.SILFOS EJA, era su máximo jefe. Medía 80 cm de altura, los ojos redondos y juguetones como los del conejo de la selva. Cada maña el ejército de silfos verificaba cómo estaba la selva e informaba a su jefe. Señor, las orillas de los…
Valora este artículo
(2 votos)
Mil años antes que existiera SHAJAO, el curaca de los huarayos, en la confluencia de los ríos Madre de Dios y Tambopata existía una gran altura, donde los nativos no se atrevían a ingresar por temor a los motelos y a las creencias que de ese lugar se tenía desde muchas generaciones anteriores.Y es que, en esta área de aproximadamente dos kilómetros cuadrados y a unos cincuenta metros de altura sobre el nivel de las apacibles aguas de los dos ríos, enseñoreaban los motelos desde miles de años antes al de nuestra narración.Sucedió que esos tiempos que el dios Pachamama…
Valora este artículo
(2 votos)
En un pequeño caserío de la selva vivía una viejita, acompañada de su joven hijo.Cerca de la casa había una quebrada de donde recogían el agua para beber y preparar sus alimentos. Ambos lados del camino, que conducía hasta la quebrada, estaban sembrados de yuca, formando un estrecho callejón, cuyo rumor de las hojas será como un dialogo incomprensible cada vez que el viento soplaba.Allí iba a bañarse y a traer agua el joven hijo de la anciana, recreando su vista en el rumoroso follaje de las yucas, tratando de comprender ese extraño susurro de la naturaleza.Sucedió que una tarde…
Valora este artículo
(2 votos)
Desde los lejanos tiempos de la Conquista se ha hablado de la existencia de "ciudades perdidas", del legendario Paititi y de las fabulosas riquezas escondidas entre la floresta del Departamento de Madre de Dios, encaramadas en las estribaciones de los Andes que penetran como espolones en la selva virgen.Numerosas han sido las expediciones que se han realizado para encontrarlas, sin que ninguno de los exploradores las haya localizado hasta ahora.Al respecto dice el Padre Aza en sus "Apuntes para la Historia de Madre de Dios", que el Padre Cenitagoya, también misionero dominico, le informó sobre monumentos de respetable antigüedad encontrados…