esbecazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakoltmkmtfaplptrorusrskslthtrukvi
Valora este artículo
(0 votos)

La información arqueológica nos brinda una secuencia del “desarrollo cultural” en la selva. Aún sin mencionar a Madre de Dios, resulta evidente que aquí existían poblaciones por las mismas épocas. Vale decir hace 4,000 años había gente “produciendo cultura”.

La etnohistoria recoge las evidencias arqueológicas , lingüísticas y de la tradición oral.

Las poblaciones indígenas en Madre de Dios debieron aparecer hace muchos años y se está determinando que los Arahuaco, y quizá sus antecesores los Proto - Arahuaco , llegaron vía migraciones y de ellos se derivarían muchas etnias que, pasando los siglos, se relacionarían con el incario, con los españoles, hasta llegar al presente.

Un caso concreto son los Matsigenka (Machiguengas) , que aún viven en Madre de Dios y Cuzco.

Los Proto-Arahuaco, habrían sido los más avanzados pobladores de América provenientes del Orinoco venezolano, hasta la península Goajira de la Colombia actual.

Avanzaron por la selva baja peruana, penetraron por el Ucayali-Pachitea hasta la Selva Central (los Ashaninkas-”Campas”- y los Amueshas, son sus descendientes).

Por el sur penetraron a Madre de Dios, incluso pasaron hasta cerca del Pacífico (los Tupes, sierra sur de Lima, también serían Arahuacos), y factiblemente ocuparon la meseta del Collao.

De los primeros Arahuacos provienen los primeros ensayos de regadío y de preparación de terrazas de laderas de montaña (hoy andenerías).

En la época de la conquista se encontraban numerosas etnias en Madre de Dios, algunas de difícil clasificación lingüística.

Recién hace dos décadas se determinó la familia lingüística Haté o Harakmbut.

Su trayectoria histórica y adaptación, les permitió afrontar al incario y a las primeras penetraciones españolas.

 

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.