esbecazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakoltmkmtfaplptrorusrskslthtrukvi

Los Caminos Del Inca

Publicado en Nuestra Historia
¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(0 votos)

Es realmente impresionante la red de caminos incaicos que alcanzaban a penetrar y cruzar por zonas selváticas. La calzada empedrada que iba hacia Madre de Dios es una de ellas. Otras rutas, en el valle del Urubamba, descendían hasta los embarcaderos utilizados para la navegación en balsas y/o canoas.

Por otra parte, en el río Paucartambo o Yavero, los caminos constituían a su vez parte del sistema que enlazaba con la cuenca del Madre de Dios, desde los cuales quechuas y otras etnias altiplánicas parecen haber alcanzado comúnmente hasta el Pongo de C’oñec, desde donde el Madre de Dios es navegable.

Macchu Picchu contaba, también, con vías de acceso que enlazaban con la red caminera, que los Incas continuarían utilizando, parcialmente, luego de la llegada de los españoles al Cusco.

Esta red permitió las operaciones militares de Manco Inca (como lo demostraría Hiram Binghan) y, probablemente, durante los años de resistencia armada contra los conquistadores, diversos puentes colgantes (famosos por ser estructuras de lianas de ichu, sumamente resistentes), que sorteaban profundos barrancos y permitían el paso de millares de hombres y animales de carga.

Estos puentes así como las calzadas, pudieron haber sido destruidas con el propósito de dificultar el paso de los españoles.

También se daría el caso de pueblos abandonados – si no destruidos totalmente - y de sembríos arrasados. Por ello quedarían envueltos en nieblas de misterio, leyendas y mitos, los caminos preincaicos e incaicos hacia la Amazonia.

Esta selva Sur Oriental, desde el valle del Apurímac hasta la cuenca del Madre de Dios, está intercalada por elevadas cumbres y nevados.

Hay estrechos valles, empinadas laderas boscosas, torrentosos ríos y diversidad de niveles altitudinales.

Los Incas, y tal vez los Arahuacos antes, con un asombroso nivel de conocimiento del territorio, utilizaron las terrazas escalonadas para hacer sus sembríos en los quebrados pisos de la selva alta, tal como lo demuestra diversidad de restos de terrazas, tan sólidamente construidas, que muchas de ellas se han conservado hasta el presente.

La técnica del cultivo, en terrazas, desafía la erosión de los suelos, tan propicia en laderas de selva alta por sus frecuentes e interminables lluvias. Se trata de una técnica desarrollada por culturas de larga permanencia en la Amazonia, que buscaban medios de contrarrestar las inconveniencias para la vida sedentaria.

De estas primigenias construcciones se derivarían las andenerías que, más sofisticadas, se utilizarían desde el incario a las comunidades campesinas contemporáneas.

Pero la importancia cultural de aquellas terrazas cultivadas estriba, también, en que confirman en parte la teoría de Tello que sitúa a la selva en condición de “semillero cultural”, que en los Andes evolucionaría al neolítico, apuntalada en la agricultura e iniciándose luego en el trabajo de los metales.

 

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.