esbecazh-CNzh-TWhrcsdanlenettlfrglkadeelhtiwhihuisidgaitjakoltmkmtfaplptrorusrskslthtrukvi

LA COLLPA Y HABLAR CON LOS GUACAMAYOS

Publicado en Artículos de Interés
¡Escribe el primer comentario!
Valora este artículo
(0 votos)

Hace 30 años en una playa del Tambopata renació el nuevo turismo en la amazonia y se consolidaban los primeros pasos para la gran conservación del Tambopata y Heath en Madre de Dios.

 

Por Marzo de 1986, llegaba a Puerto Maldonado uno de los candidatos presidenciales más populares a mediados de los 80s, quien ya iba a ser el siguiente presidente de Perú. Mientras esto sucedía, fuí invitado para hacer una prospección sobre lo que después se conocería como una espectacular Colpa del Tambopata, luego de haber estado como tres meses investigando hábitos alimentarios de loros y guacamayos en el Rio Manu. Volamos en avioneta desde Boca Manu a Puerto Maldonado y, mientras se organizaba el viaje de nuestro pequeño equipo al Alto Tambopata, quisimos aprovechar la presencia del candidato presidencial, que esa tarde regresaba de hacer campañas por Iberia e Iñapari, para mostrarle razones urgentes y oportunidades de proteger bosques intactos de Madre de Dios, en parte reconocidos por su extraordinaria biodiversidad, y así fortalecer la conservación a nivel regional.

Estaba en compañía de Charles Munn, que lideraba el equipo, quien trabajaba para Wildlife Conservation Society, además Boris Gómez voluntario conservacionista, pionero del nuevo turismo hacia Manu; Percy Nunez, habilidoso botánico y mi persona, dedicada a la conservación e investigación ornitologica en los Andes, bosques nublados y por ese entonces comenzando en el Bajo Manu. Boris, Percy y yo estudiábamos en la universidad de Cusco. Munn estaba a cargo de uno de los proyectos de investigación de más cobertura espacial en Manu, investigaba al biologia de loros y guacamayos y éramos parte de su equipo de campo que tenía su base en la Estación de Cocha Totora.

 

Anteriormente, Munn y Gómez habian llevado con bastante éxito a turistas de alto gasto, especialmente observadores de aves, al remoto Rio Manu, demostrando que había un futuro promisorio para atraer viajeros internacionales interesados en aves e historia natural a los espectaculares bosques de Manu, en vez de solamente tener visitas de grupos de mochileros o un turismo no sostenible ni uno que rentara razonablemente para la gestión del Parque Nacional del Manu y la región. Manu mostraba cosas únicas, como hasta hoy.

 

Volviendo al asunto de los guacamayos y el candidato presidencial, no fue posible entrevistar a dicho personaje. Para hacer la historia corta, sus asesores; quienes se encargaban de filtrar o seleccionar quien hablaba o no con el candidato, indicaron que una cita ¨no sería posible a causa que nuestro interes de conservar los bosques de Madre de Dios de los peligros de la carretera interoceanica y la ganaderia extensiva eran contrarios a los proyectos favoritos de tal candidato y sus aliados¨ Ya había un grupo que estaba con miras de invertir dineros de la banca de fomento en un plan agresivo a lo largo de la precaria carretera Iñapari-Iberia-Puerto Maldonado-Cusco para iniciar un ambicioso plan de desarrollo regional netamente ganadero. En unos meses más en Madre de Dios y otras selvas peruanas apareció lo que sería el escándalo del dolar MUC entre otros casos de corrupción.

 

Cuando supimos que finalmente no iba a ser posible llamar la atención de salvar la Amazonia del sureste peruano a quienes estarían a cargo del nuevo gobierno para Perú, Munn comentó: ¨Como el presidente no quiere hablar con nosotros, entonces vámonos a conversar con los guacamayos, creo que esto vale mucho mas la pena.¨ Fue así como continuamos para luego lanzar al mercado internacional la opción de las Colpas de Guacamayos y otras faunas como jaguares, monos y lobos de rio como atractivos turísticos de clase mundial, pues el acceso a la Colpa de Manu para uso turístico no estaba permitido respetando la presencia de etnias contactadas y no contactadas de Madre de Dios. Munn tenía en mente todo un escenario posible que demostraba que con turismo controlado era posible justificar económicamente la conservación de grandes extensiones de bosque amazónico. Ya con anterioridad había planteado sus ideas con varios expertos locales y nacionales, además de guias locales que anteriormente le mencionaron sobre la Colpa de Tambopata. Estuvimos en la Colpa de Tambopata entre 4 a 5 días tomando fotos y considerando posibles tecnologías para asegurar que esta atracción fuese accesible sin impacto. Aparte, Munn personalmente conversó en más de una oportunidad con los dueños de los grandes albergues de esos años, quienes no tenían interés y subestimaban las posibilidades de usar guacamayos como parte de sus rutinas turísticas. Yo estuve personalmente en algunas de estas conversaciones.

 

Por ahora concluyo parte de una gran y fascinante historia, que no se conoce o ha sido excluida a propósito. En tantos años escuché, por terceros o hasta en persona, bastantes tonterías e historias distorsionadas sobre los inicios del ecoturismo en Madre de Dios y la conservación de Tambopata, de boca de muchos expertos locales y nacionales, que inclusive continúa en la enseñanza de aulas universitarias y reportes insttucionales y consultorías. Hay mucho más que comentar y eso irá saliendo poco a poco. Este presente comentario, es parte de la historia más precisa sobre los orígenes de la conservación de las áreas protegidas de Tambopata y el Heath y el desarrollo del nuevo turismo que llegó como subproducto de la ciencia en el Rio Manu, impulsada por un talentoso ornitólogo estadounidense y un grupo de cusqueños. Compartan la historia y Saludos a todos!

 

 
 
 

 

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.